¿Qué es el botox?

La toxina botulínica, más conocida como botox, es en realidad la toxina que produce el botulismo. Sin embargo, se aprovecha su capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para las arrugas de expresión, que es por lo que más se la conoce. 

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:

  • Evita la cirugía.
  • Se puede aplicar en cualquier época del año.
  • Es una técnica prácticamente indolora.
  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses.
  • Pocas contraindicaciones.
  • Raramente produce efectos adversos, como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de las arrugas de expresión, es decir, aquéllas que aparecen en el entrecejo, la frente, las comisuras de los labios o el contorno de los ojos.

Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un especialista conocedor de la anatomía facial, ya que un pinchazo con botox en el lugar equivocado puede generar una expresión no deseada.

La toxina botulínica o botox, tiene también otras aplicaciones en medicina, como por ejemplo:

  • En el tratamiento de la hiperhidrosis, es decir en personas con una sudoración excesiva en axilas, manos y pies. 
  • Control del blefaroespasmo, es decir, la contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo.
  • Otras distonías y espasmos.

Finalmente está ofreciendo buenos resultados en personas parapléjicas con problemas de incontinencia urinaria.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo, en el tejido conectivo que sostiene la columna vertebral, en los cartílagos, en el líquido sinovial de las articulaciones o en nuestra epidermis. Con el paso del tiempo, la presencia de esta sustancia disminuye notablemente, lo que produce, entre otras razones, el envejecimiento de la piel y, con ello, la aparición de arrugas, flaccidez o pérdida de firmeza.

Una de las principales propiedades del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua. Por este motivo, su empleo en tratamientos cosméticos de aplicación tópica permite rehidratar en profundidad la epidermis de la zona tratada para que su aspecto sea más terso y, al aumentar su grosor y volumen, disminuyan también los surcos de la piel.

Usos estéticos del ácido hialurónico

El ácido hialurónico fue descubierto en el año 1934, aunque su uso en la cosmética, por el que se hizo popular, no comenzó hasta mitad de los años 90. La aplicación de ácido hialurónico en los tratamientos de belleza y estéticos se debe a que su principal propiedad es la de aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

Las arrugas y la flaccidez de la piel asociadas al paso de los años vienen determinadas en gran medida por la pérdida de hidratación, por la reducción del ácido hialurónico presente en nuestra piel y por la disminución de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo.

En medicina estética, esta sustancia se inyecta en función de las necesidades de cada paciente para corregir los signos del envejecimiento. Las zonas más comunes en las que se aplica son:

  • Contorno y comisura de los labios.
  • Volumen labial y facial (pómulos).
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).
  • Arrugas perioculares externas (patas de gallo).

¿Cómo se aplica el ácido hialurónico?

Respecto a su aplicación, el ácido hialurónico siempre debe ser inyectado por médicos especialistas y en centros autorizados para ello. En este sentido, es importante tener en cuenta que los resultados dependerán en gran medida de la precisión del médico, de la calidad el producto que se utilice, del metabolismo de cada persona a la hora de sintetizar dicha sustancia y de la zona en la que se inyecte.

Se trata de un tratamiento rápido que suele realizarse de forma ambulatoria, ya que no son necesarios procedimientos quirúrgicos ni, en ocasiones, anestesia local. No suele ser, por lo general, un procedimiento doloroso, aunque es normal que el paciente sienta ciertas molestias durante la aplicación del ácido hialurónico.

Cuando se inyecta de forma adecuada y en la cantidad precisa, los efectos son casi inmediatos y su resultado es bastante natural. Al tratarse de una sustancia que la piel sintetiza por sí misma, sus efectos irán disminuyendo con el tiempo. En función del producto utilizado, la media de duración del ácido hialurónico oscila entre los nueve o doce meses hasta los dos años.


Todos nuestros tratamientos dentales:

Implantes dentales, implantes cigomáticos, ortodoncia infantil y adultos, periodoncia, prótesis dentales, blanqueamiento dental, estética dental, medicina estética, botox y ácido hialurónico, cirugía estética, bichectomía, bolas de bichat

clinica-dental-en-malaga.com

 

Implantes dentales

En nuestras clínicas dentales en Málaga, somos especialistas en implantes dentales sin dolor y sin puntos de sutura. 

 

Ortodoncia Málaga

Disponemos de los últimos avances en tratamientos de Ortodoncia, como la Ortodoncia invisible o los brackets de zafiro.

 

Periodoncia Málaga

Especialidad de la Odontología "Periodoncia " que trata las enfermedades de las encías y hueso que sostiene los dientes.

 

Jordan Bell Authentic Jersey 

Clinica-dental-en-malaga.com utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación de los usuarios. Para más información, consulte nuestra Política sobre el uso de cookies.

Acepto las cookies para navegar por este sitio web